viernes, 5 de junio de 2015

Un modelo de transformación de un poema de Petrarca

Como tarea final del proyecto Un cancionero petrarquista hay que actualizar cinco poemas del Cancionero de Petrarca. Hace tiempo realicé este mismo proceso con el siguiente soneto petrarquista:


CXLV (Petrarca)

Ponme allá donde agosta el sol la hierba,
o allá donde lo vence hielo y nieve;
ponme donde su carro es tibio y leve,
o allá donde se ofrece o se conserva;
 
ponme en fortuna próspera o proterva,
en cielo claro, o gris que llueva y nieve;
ponme a la noche, al día largo o breve,
en la madura edad o aun en la acerba;

ponme en cielo, o en tierra, o en abismo,
en alto monte, en valle hondo y palustre,
en libertad del cuerpo, o despotismo;

ponme con fama oscura o con ilustre:
seré cual fui, haré lo que hago hoy mismo,
sin darle fin al suspirar trilustre.

Intentando mantener el espíritu (y la estructura sintáctica) del poema, este es el resultado de la transformación que llevé a cabo:
 
CXLV (Nacho Gallardo)

Ponme una barricada de sonrisas
o un triste muro, argollas y cadenas;
ponme deshidratado en las arenas
o en agua, con despacios, con deprisas;

ponme entre pantalones o camisas,
entre carnes desnudas y morenas;
ponme en la boca cante jondo o llenas
estrofas de infelices poetisas;

ponme en la piedra gris de mi recuerdo:
allí las madrugadas son más breves
y el amor se dibuja en pocos trazos;

ponme en la encrucijada, no me pierdo
contigo, sólo quiero que me lleves
hipersensible en medio de los brazos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada